Roscón con gaseosa, la combinación más colombiana

Colombia es en definitiva una asombrosa mezcla cultural, gastronómica, pero sobre todo, es única y particular por su gente. En la mayoría de ciudades y pueblos colombianos existe una característica que los hace diferentes, pero al mismo tiempo, exquisitamente colombianos. No se trata de aspectos físicos, sino más bien de sus tradiciones y formas de ver el mundo.

En materia de panadería el país tiene una serie de productos que se han ganado el corazón de las personas y con solo nombrarlos, tanto la imagen como el sabor, llegan a la mente de forma inmediata trayendo una gran cantidad de recuerdos – ¡Vamos a probar! – Nuestros queridos lectores pueden en este momento tomar asiento y saborear una deliciosa Mogolla Chicharrona, oriunda de los departamentos de Boyacá y Cundinamarca, que tiene como característica principal, chicharrón de cerdo frito en su interior.

Sigamos con nuestro ejercicio, ¿La palabra Coco les recuerda algunos productos? mientras eso sucede, les contamos de un veterano de la panadería que nos lleva a los sitios más tropicales del país y que siempre está presente en todas las panaderías; se trata del pan “Coquito”, hecho con productos caribeños, tiene una forma y sabor particular que solo los colombianos pueden describir con exactitud.

Nadie puede discutir que la posición más top la tiene el Roscón. Su preparación combina la guayaba o el arequipe, variando su tamaño de acuerdo al gusto de cada persona. Este producto se ha ganado un lugar significativo en la vida de los colombianos, tanto así que consumirlo acompañado de una gaseosa se convirtió en todo un placer. ¡Perfecto para celebrar después de un partido de futbol con los amigos!