El cuento no se come, el pan ¡SÍ!

Como en Hollywood, el pan también tiene sus celebridades más destacadas y dignas de estar en una alfombra roja. Durante la décima entrega de los premios “El pan más famoso” hicieron presencia en el lujoso evento que se llevó a cabo en las principales panaderías del país, los panes más conocidos de toda la industria.

El Baguette hizo una colosal entrada portando una silueta alargada con una crujiente corteza y como siempre, acompañado de su impresionante miga esponjosa, la cual fue todo un deleite para los asistentes quienes lo aclamaban entre gritos, aplausos y fotografías.

El segundo en llegar fue el Pan de Viena, quien se destacó por su porte pequeño y buen registro ante la cámara. Su traje hecho de leche en polvo, mantequilla, azúcar y extractos de malta, le dieron un toque de elegancia y sabor único en su clase.

Mientras el Pan de Viena daba algunas degustaciones de su sabor, al otro lado de la alfombra y sin que nadie lo notara, el Pan de Maíz ingresó sigilosamente al recinto sin dar muchos detalles acerca de su silenciosa llegada. La información que pudimos obtener por fuentes cercanas, es que llegó en un vuelo directo desde Minho, una provincia al norte de Portugal de la cuál es originario.

El último en pisar la alfombra roja fue el legendario Victorian Milk Bread un cuadrado y blanco pan inglés de corteza blanca, que descrestó a todos con su impecable presencia haciéndole honor a la elegancia y buenos modales propios de su país.